lunes, 21 de junio de 2010

Resultados 3ª Salida del censo de Autillos (17/06/10)

Después de la semana de temporal, y para no perder días de censo, decidimos intentarlo el jueves 17 de junio. Finalmente fuimos dos personas (Félix Ángel Gutiérrez y Cesar Bermejo), la lluvia nos acompañó en los tres primeros puntos de censo, había que vernos con el "loro" bajo el paragüas, pero tuvimos una de las noches más fructíferas. Realizamos 8 estaciones de escucha, con 4 positivas (las dos del parque de la Vaca , eucaliptal de Peñacastillo y en una finca de Adarzo) y 4 negativas (cementerio de los Ingleses, Residencia Cantabria, Complejo de la Albericia y parque de la Avenida del Deporte).


A las 22:00 en el parque de la Vaca , aún con algo de luz, tras la primera emisión, contestaron al menos 2 individuos, y uno vino volando, se posó en un árbol cercano, y ,tras unos segundos, se posó en una rama casi pelada a unos 10 metros . En otro sector del parque de la vaca cantaba un numeroso coro de sapos parteros entre los que también se escuchó a otro autillo.


En Peñacastillo se oía muy lejos un autillo, casi al final de la visita, vimos antes de oirlo a un individuo, que se vino a posar en un árbol cercano. Y comenzó a reclamar. Al moverse de nuevo, lo localizamos en una rama perfectamente a la vista (con la ayuda de una linterna) y lo estuvimos viendo a placer, con los prismáticos, mirándonos tranquilo y desafiante, a unos 20 metros . Tan bien lo vimos, que comprobamos que había dejado de reclamar, pero sonaba otro en otro punto. Y no solo eso, sino que en unos segundos llegó otro autillo más, y se posó a 20 centímetros del primero, se miraron unos segundos, mientras el reclamo del tercero seguía más lejano, y volaron, momento en que embelesados iniciamos el retorno al coche.


En Adarzo, de nuevo, tras la segunda vez que pusimos el reclamo (y después de que una lechuza nos obsequiara con un vuelo de campeo por la finca adyacente antes de posarse en los árboles), vimos una sombra que venía volando hacia nosotros y que acabó posándose en un cable del tendido eléctrico a unos 7- 8 metros; estuvimos contemplándolo a placer unos 4 minutos, y luego salió volando sobre nuestras cabezas. Al tiempo, otro reclamaba a cierta distancia.


Al final una completa noche de sapos parteros, autillos (7 ejemplares) y lechuza.

1 comentario:

  1. ¡Buen relato!
    ¡Solo erais dos, pero que noche de suerte tuvisteis!

    ResponderEliminar